66 millones de olivos en Jaen (España)….si….pero…

Compartelo !!!!...

Al igual que en el cultivo intensivo del aguacate en México, el cultivo intensivo de olivares en Europa no es sin generar problemas. La fondación «Olivares vivos» presenta un proyecto muy documentado para mantener los cultivos.

La provincia de Jaén con 1.550.000 hectáreas de olivar y más de 66 millones de olivos es la mayor región productora de aceite de oliva en España y del mundo que genera el 20% de la producción mundial de Aceite de oliva. 

En España, la crisis ambiental del olivar se inicia a finales de los años 80, con la entrada de nuestro país en la Política Agraria Común, momento en el que se produjo la intensificación del olivar y se eliminó sistemáticamente todo aquello que no fueran olivos, sin escatimar insumos (insecticidas, herbicidas, etc.), ya que todo aquello que no produjera aceitunas estaba de más. Este proceso se ha cobrado un gran peaje ambiental, provocando la pérdida de buena parte de la biodiversidad del olivar y ocasionando una profunda degradación de sus servicios ecosistémicos.

La obsesión por producir, ha llevado al olivar a una situación insostenible ambiental, económica y socialmente.

El objetivo del LIFE Olivares Vivos es revertir esta situación, incrementando la rentabilidad del olivar a partir de la recuperación de su biodiversidad. Para ello, abordaremos la crisis ambiental y económica del olivar de forma conjunta a través de un proyecto demostrativo, capaz de establecer y certificar un modelo de olivicultura rentable y compatible con la conservación de la biodiversidad, posicionando dicho modelo productivo como un valor añadido reconocido y rentable en el mercado del aceite.

Fuente de documentación; https://olivaresvivos.com/recursos/

Hay más de cien variedades de árboles de oliva cada uno con sus diferentes características, las comercialmente más importantes son el Olivo Manzanillo, Sevillano, Missión y Ascoano. Otra variedad muy cultivada para preparar recetas gourmet serían la Picholine, y la Gordal para conservas.

En España la variedad Picual es la más importante.

La explicación técnica que nos dieron fue que el olivo es una «drupa»carnosa que tiene un hueso de piedra que rodea a una semilla, los troncos retorcidos de los olivos pueden alcanzar una altura de casi catorce metros pero los que se utilizan para la producción de aceituna (la mayoría), se podan para que sean mucho más bajos para que la fruta pueda ser cosechada más fácilmente.

El éxito de una buena cosecha viene de la mano de unos requisitos específicos  de climatología para crecer y reproducirse.

El crecimiento comienza en primavera con una temperatura media de 21 grados y finaliza en otoño que esa temperatura es inferior.

Pero no excluye a que necesiten cierta exposición a bajas temperaturas nocturnas y cálidas temperaturas en el día para que den brotes y posteriormente sus frutos.

Hay mucha gente que está acostumbrada a ver aceitunas verdes o negras, aunque en realidad es la misma aceituna con distinto tipo de madurez, comienzan siendo blancas, pasan a verdes  como las vimos, después rojizas y pasan a negras cuando están totalmente maduras.

La variedad de aceituna cultivada específica para ser comida tiene un fruto más grande y la piel más firme que las que se cultivan para el aceite de oliva.

Todas las aceitunas son amargas y ásperas una vez recogidas del árbol, por lo que hay que someterlas a un proceso de curado, las que se van a comer como fruta se lavan en salmuera y posteriormente se sumergen en una solución de lejía seguido de un enjuague con agua para eliminar todo el amargor .

Lo más frecuente es que las aceitunas se envasen en salmuera o a veces en aceite para consumirlas, pero también se pueden procesar directamente para aceite sin curarlas.

Fuente: https://www.saborygastronomia.com/jaen-un-inmenso-mar-de-olivos/

Deja un comentario